Reseña #17: Ese instante de felicidad


TÍTULO: Ese instante de felicidad

AUTOR: Federico Moccia

PÁGINAS: 416

AÑO DE EDICIÓN: 2013

TIPO DE EDICIÓN: Tapa blanda

PRECIO: 18,90 €

EDITORIAL: Planeta

ISBN: 9788408120155

Nicco está pasando por una época difícil: su novia le ha dejado y desde que su padre falleció tiene que ocuparse de la familia, que parece haber perdido el norte: su madre no levanta cabeza, su hermana menor cambia de novio cada noche, y la mayor, madre de un niño de tres años, se ha vuelto a enamorar de un antiguo amor. Por si fuera poco, tiene dos trabajos: en el quiosco de periódicos familiar por las mañanas y como agente inmobiliario por las tardes. Además, su mejor amigo no puede decidirse entre dos chicas que van tras de él. Pronto conocen a dos jóvenes españolas en Roma y se dan cuenta que la vida es demasiado corta para desperdiciarla pensando en el pasado, así que deciden pasárselo bien junto a las dos extranjeras. Cuando Nicco se da cuenta de que sus sentimientos son más fuertes que una simple atracción física, su chica desaparece sin dejar rastro. ¿Qué debe hacer?


Si alguien me preguntara si esta novela me gustó, no sabría que responderle y probablemente le contestaría con un "depende". Y ¿de qué depende? me diréis. Pues depende de qué parte del libro estemos hablando, y es que yo lo dividiría en dos partes muy marcadas. En la primera parte de la novela, Nicco se pasa todo el tiempo compadeciéndose por el abandono de su novia y recordando momentos de su relación y, en la segunda parte (más o menos por la mitad del libro), él y su mejor amigo (Gio) conocen a dos turistas españolas (María y Paula) a las que mostrarán los "encantos" de Italia.

Por tanto, me he encontrado con una primera parte un tanto aburrida y lenta; y una segunda parte, en la que la historia empezó a coger un poco de dinamismo y me gustó mucho más, a pesar de que en algunos momentos parecía que me estaba leyendo una guía turística por la cantidad de lugares que mencionaba.

En lo que se refiere a los protagonistas, me recordaron en muchos aspectos a los personajes de Perdona si te llamo amor: Nicco se daba unos aires a Alex (abandonado por su novia, indeciso, encantador, etc.), Gio parecía un calco de Pietro (muy mujeriego, bastante sinvergüenza y divertido) y María, al igual que Niki, era una chica llena de frescura y alegría. Mención a parte merecen las hermanas de Nicco que, con la excusa de que es el hombre de la casa, no paran de pedirle que les solucione sus problemas y él, al principio se deja hacer pero según avanza la historia se dará cuenta de que él no tiene por qué resolverles todo.

En definitiva, esta novela no me quedará en el recuerdo como una de las que más me ha gustado, aunque si ha conseguido, a pesar de un inicio aburrido, engancharme poco a poco y dejarme al final con un buen sabor de boca y con las ganas de saber cómo terminan las cosas entre Nicco y María. Así que, después de ese final (al más puro estilo Serendipity) tengo que leer la segunda parte: Tú, simplemente tú.


Un saludo y a disfrutar de la lectura ;)


No hay comentarios:

Publicar un comentario